viernes, 7 de julio de 2017

LA COMUNICACIÓN EN DEMENCIA AVANZADA

La comunicación en demencia avanzada.

En el campo que nos ocupa, el de las personas con demencia, y especialmente en las fases graves de esta enfermedad, su capacidad de lenguaje verbal será pobre, expresivamente incoherente o ininteligible, inexistente en las fases más avanzadas, igualmente grave a nivel comprensivo, por lo que la comunicación no verbal será básica para interaccionar con la persona enferma.
Con la progresión de la demencia, la función de la comunicación no será tanto informativa como afectiva. Ya no será tan importante informar como transmitir cercanía, apoyo, cariño, humor y seguridad.  Los enfermos pueden perder el lenguaje, pero mantienen sentimientos y necesitan compartir. También sus cuidadores. Puedes ver un artículo relacionado.
A continuación, y en post siguientes, revisaremos las dificultades que se producen en la comunicación en la demencia, y trataremos de proporcionar algunos consejos.
Nos situaremos en la demencia en fase moderada avanzada- grave, si bien hay observaciones y pautas que servirán para todas las etapas.

Características generales de las demencias en fase moderada

En estas fases avanzadas, el deterioro cognitivo es muy grave, el sujeto enfermo precisa de ayuda para las actividades de la vida diaria y demanda acompañamiento continuo, ira perdiendo el reconocimiento de las personas más cercanas si bien tardará más en perder la sensación de familiaridad, presentará alteraciones de conducta como inquietuddeambulación errática, delirios, alucinaciones, trastornos del sueño, conductas repetitivas, irritabilidad y oposicionismo, llegando a veces a la agresividad. El deterioro físico se ira así mismo agravando, perdiendo la continencia urinaria y fecal, la movilidad y la capacidad de deglución de alimentos. Comunicarnos a lo largo de este proceso es un reto para todos.

La comunicación en la demencia: características significativas

LA COMUNICACIÓN EN DEMENCIA AVANZADA II


A continuación, vamos a repasar brevemente las características más significativas de la afectación en la comunicación especialmente a nivel verbal en los diferentes tipos de demencias, ya que si bien en las fases más avanzadas el final será común a todos ellos, presentando una afasia global, esto es, una pérdida del lenguaje expresivo y comprensivo, en las etapas moderadas-graves todavía podremos distinguir diferencias y entenderemos mejor la progresión y los síntomas.
         Y es que según dónde y cómo se produzcan en el cerebro las lesiones características de cada tipo de demencia, afectarán a unas áreas específicas que controlan a su vez diferentes capacidades. Según progresa la enfermedad, el daño se ira extendiendo por el cerebro y afectando de forma más global todas las habilidades.
  • Todos sabemos de la afectación de la memoria en la demencia. En la Enfermedad de Alzheimer, la más común de las demencias, suele ser el síntoma inicial más relevante, pero la demencia afecta desde temprano a otras capacidades cognitivas, así como al comportamiento. Una de las áreas fundamentales alteradas será también el lenguaje.
En la fase inicial, el enfermo puede presentar problemas para encontrar las palabras que quiere decir (anomia), el discurso tiende a ser más pobre, y aparece dificultad en la comprensión compleja, por ejemplo en conversaciones entre muchas personas o ante material complicado.
Según avanza la enfermedad a fases moderadas, estos síntomas se agravan, el contenido es pobre, el discurso puede resultar menos fluido con pausas o bloqueos, pierden el hilo de la conversación, el vocabulario es más simple, tienden a utilizar palabras comodín (“eso”, “el cacharro”, “la cosa esa”) y expresiones hechas para compensar los problemas de acceso a los términos precisos, pueden cambiar unas palabras por otras (parafasias), y tienden a ser reiterativos, pero mantienen en general la espontaneidad y cierta fluidez, una estructura gramatical sencilla pero aceptable, así como el tono y la expresividad, por lo que suelen poder seguir y participar en conversaciones sencillas, pudiendo a veces pasar desapercibido el grado de deterioro ante encuentros breves y temas muy cotidianos.
En etapas más graves, el lenguaje suele ser ya poco fluente, aunque algunos pacientes puedan presentar verborrea (habla incontrolada), si bien el contenido resulta vacío, incoherente en su mayor parte. Puede aparecer ecolalia (repetición involuntaria o mecánica de una palabra o frase que ha dicho otra persona), palilalia (repetición en este caso de lo que ha dicho el propio sujeto) y estereotipias (palabras, frases, expresiones o por ejemplo rezos conocidos que repiten constantemente). Por otro lado, el grado de comprensión se limita a material muy simple y con ayuda del contexto en el que se produce el mensaje.
Por último, la expresión llega a ser ininteligible, reducida únicamente a emisiones como gemidos, balbuceo o gruñidos, apareciendo mutismo, la ausencia de lenguaje expresivo.
  • Pero la Enfermedad de Alzheimer es heterogénea y el perfil del grado de afectación y progresión de las diferentes habilidades cognitivas varía de unos enfermos a otros. Algunos mantendrán la capacidad de lenguaje más preservada en el tiempo respecto a otras funciones cognitivas, y en otros casos la progresión en esta capacidad será más rápida y agresiva. Por otro lado, existen formas atípicas de la Enfermedad de Alzheimer, en las que la alteración en el lenguaje puede ser el síntoma inicial y más grave. También en otros tipos de demencia ésta es la característica principal, por ejemplo en la Afasia Progresiva Primaria, en la mayor parte de los casos englobada dentro de las demencias del espectro Frontotemporal.
  • En la Afasia Progresiva Primaria No Fluente, el síntoma inicial suele ser también la dificultad en encontrar las palabras adecuadas (anomia), pero a diferencia del Alzheimer, comienzan a presentar ya en fases leves una afectación relevante en la fluidez del discurso. Presentan problemas en la articulación (pronunciación de los sonidos del habla), tartamudeo, habla entrecortada o intentos sucesivos de aproximaciones a la palabra deseada, resultando un  habla laboriosa, apreciándose el esfuerzo que deben realizar y la frustración que les genera. Lo mismo se observa cuando repiten algo o leen en voz alta. Aparte también presentan agramatismo (errores en la estructura de las frases, en el empleo de artículos, preposiciones…) y parafasias fonémicas (emiten en lugar de la palabra adecuada otra con letras similares…). Comprenden el significado de las palabras, pero presentan dificultad con frases complejas a nivel gramatical (subordinadas, pasivas…). En este tipo de demencia, por tanto, el síntoma inicial y más grave a lo largo de la evolución será el lenguaje expresivo, por encima de otras funciones cognitivas como la memoria.
  • En la Demencia Semántica por el contrario el discurso espontáneo es fluente, pero vacío de contenido, presentando además un importante déficit en la comprensión. En estos pacientes se produce un déficit grave en la memoria semántica, componente de la memoria a largo plazo que contiene el conocimiento de los objetos, caras y conceptos así como las palabras y su significado. Así, pierden el conocimiento del significado de las palabras, por lo que aparte de no entenderlas, tampoco pueden emplearlas ellos mismos de forma adecuada. Tienden a usar términos simples y genéricos (por ejemplo “perro” para todos los animales) o palabras comodín, y cambian unas palabras por otras. La articulación es correcta y la gramática adecuada. Pueden repetir y leer en voz alta pero no comprenderán el contenido. También es característico que no sean conscientes de su déficit. Si oyéramos a una persona afectada de esta enfermedad que hablara en un idioma extranjero que no conocemos no sería evidente el déficit.
  • Dentro de las Demencias Frontotemporales, otro subtipo es la Variante Frontal, en la que con la evolución puede predominar la falta de espontaneidad en la comunicación, con ausencia de iniciativa o intención expresiva, y respuestas cada vez más parcas y telegráficas, carentes de tono emocional, apareciendo también las perseveraciones, estereotipias y ecolalias, así como  el mutismo de forma más rápida que en la Demencia tipo Alzheimer. También suelen tener problemas a nivel de abstracción, razonamiento y flexibilidad cognitiva, con dificultad para  comprender bien la ironía, chistes o dobles sentidos.
  • En cuanto a la Demencia en la Enfermedad de Parkinson cursa con alteraciones tempranas en la voz y el habla. La Enfermedad de Parkinson afecta a los sistemas que regulan el control motor del habla, incluyendo la respiración, fonación y articulación, esto es, el acto de colocar correctamente los órganos articulatorios como los labios o la lengua en posición adecuada para producir los sonidos del habla, dando lugar a una habla poco fluida, farfullante, con bajo tono de voz, ritmo y melodía alterados, monótona y lenta, tornándose ininteligible en los estados avanzados. Un perfil parecido puede verse también en otras demencias de predominio subcortical como la Parálisis Supranuclear Progresiva.
  • Otro tipo de demencia frecuente es la Demencia con Cuerpos de Lewy, que puede presentar perfiles en cuanto a lenguaje similares de los de la Enfermedad de Alzheimer o compartir características también comunes a los de la Demencia en la Enfermedad de Parkinson.
  • Acerca de las Demencias Vasculares, el perfil de la afectación puede ser muy variable dada la gran heterogeneidad clínica de síntomas que pueden presentar según la localización y curso de las lesiones cerebrales de etiología vascular responsables de los déficits. Conviene señalar también la presencia habitual de casos mixtos, demencias degenerativas como las comentadas previamente que presentan a su vez lesiones de tipo vascular, modulando estas las características de los síntomas que aparecen.Cabe señalar que en algunos de los perfiles comentados, especialmente en los que se caracterizan por déficit predominante en la expresión del lenguaje, la comprensión puede verse significativamente menos alterada, al igual que en algunos también la memoria, y si con todos los enfermos debemos cuidar lo que les transmitimos o lo que hablamos estando ellos presentes, debemos prestar especial atención en estos casos, y no descuidarnos asociando que no se expresen con que no nos comprendan. Esta percepción se agrava además con el hecho de que aparte de la baja expresión verbal presentan también en muchos casos falta de expresividad facial y gestual.Y es que como hemos comentado en la introducción, la comunicación no se basa únicamente en el lenguaje verbal. También nos comunicamos a través de los gestos. Pero la capacidad a este nivel también se afecta en la demencia. Si uno de nosotros no puede hablar, intentará hacer mímica para expresar lo que quiere decir, pero las personas enfermas con demencia también van perdiendo esta capacidad  de compensación.
  • En la fase más avanzada, prácticamente común como hemos dicho a todas las demencias, la capacidad expresiva se reduce a vocalizaciones anómalas, gritos, aullidos, gruñidos o suspiros. Intentaremos interpretarlas por sí mismas o por su intensidad, inoportunidad o frecuencia.  Pueden estar relacionadas  con demandas o necesidades específicas (hambre, malestar, dolor), con demanda de atención y acompañamiento,  o con autoestimulación sensorial.

Tomado de : http://www.eltallerdemismemorias.com/2015/01/12/la-comunicacion-en-demencia-avanzada/


Tengo un Familiar con Alzheimer ¿Voy a Padecer la Enfermedad?

Factor Genético: Tengo un familiar con alzhéimer ¿Voy a padecer la enfermedad?

Seguramente es una pregunta que te has hecho muchas veces, incluso puede que la hayas planteado a algún profesional. A nuestra web llega constantemente este tipo de interrogante, normal en una  persona con una familiar directo, como el padre o la madre, que haya padecido la enfermedad. Pasar tú por lo que pasaron tus padres, que tus hijos vean lo que tú viste…es muy difícil. Hoy queremos explicaros de forma sencilla (aunque ya nos diréis si lo logramos) las evidencias que hay hasta el momento sobre la relación entre genética y alzhéimer.
Genética y Alzheimer

El alzhéimer rara vez se hereda. En estos casos, la enfermedad se produce antes de los 60 años y se dan varios casos en la misma familia (enfermedad de Alzheimer familiar).
Lo primero: sí existe un tipo de alzhéimer que es hereditario, el Alzheimer familiar de inicio precoz que representa aproximadamente el 5% de los casos totales de alzhéimer en el mundo.
Se inicia generalmente antes de los  60 años (alrededor de los 45 años) y está determinado genéticamente. Generalmente en la familia se puede describir un largo historial de personas con enfermedad de Alzheimer de inicio precoz.
Está causado por mutaciones en determinados genes, si una persona hereda la mutación casi seguro desarrollará la enfermedad. Al ser una mutación autosómica dominante el 50% de los hijos de una persona que porte la mutación va a padecer la enfermedad. Cruel lotería genética.
Las personas afectadas por este tipo de mutación son de gran ayuda en la actualidad en la investigación científica.
Pero los condicionantes genéticos del alzhéimer no terminan ahí. Existen genes que se han asociado a un mayor riesgo de padecer la enfermedad ¿Qué significa esto? Se traduce en que muchas personas que portan esos genes nunca llegan a desarrollar alzhéimer pero entre los que tienen la enfermedad muchos son portadores de esos genes.
El más popular es el gen APOE. Todos tenemos dos genes APOE y dependiendo de las variantes del gen que heredemos tendremos un menos o mayor riesgo. Existen tres variantes del APOE que se han vinculado al alzhéimer: ApoE2, ApoE3 y ApoE4.
Esta última, la ApoE4, es la que se ha demostrado representa un factor de riesgo no modificable para el desarrollo de enfermedad de alzhéimer esporádica, es decir, para los casos de inicio tardío para los que no se encuentran causas directas reconocidas.
Si una persona hereda un alelo E4 del gen APOE tiene hasta tres veces más posibilidades de padecer alzhéimer que una persona con otra variante de APOE.
Si la persona hereda dos genes APOE4 entonces este riesgo se incrementa hasta 10 veces en comparación con los no portadores. Sin embargo, repetimos, muchas personas con estas variantes genéticas nunca llegan a desarrollar la enfermedad y la ciencia cada día encuentra nuevos elementos para considerar el alzhéimer una enfermedad multicausal, donde los hábitos de vida y otras patologías como las cardiovasculares y la diabetes tienen una gran influencia.
Si queréis que vuestro cerebro tenga una mejor salud cerebral los consejos de nuestro artículo Cuidar el Cerebro: Formas de reducir el deterioro cognitivo os pueden servir de ayuda.
Tomado de : https://www.alzheimeruniversal.eu/2015/10/30/factor-genetico-tengo-un-familiar-con-alzheimer-voy-a-padecer-la-enfermedad/

viernes, 2 de junio de 2017

10 Razones por las que un cuidador de Alzheimer debe sonreír

10 Razones por las que un cuidador de Alzheimer debe sonreír

1. Sonreír nos hace atractivos:

Nos sentimos atraídos hacia las personas que sonríen; siempre querremos conocer a una persona sonriente y ver qué tiene de bueno. Sin embargo, el ceño fruncido nos aleja de la gente.

2. Nuestro estado de ánimo cambia si forzamos la sonrisa:

Cuando te sientas deprimido, trata de sonreir. Existe una gran probabilidad de que el estado de ánimo cambie para mejor. Sonreír puede engañar al cerebro y ayudar a cambiar tu estado de ánimo sin que te des cuenta.

3. La sonrisa es contagiosa

Cuando alguien está sonriendo, ilumina la habitación, cambia los estados de ánimo de los demás y hace que las personas sean más felices. Una persona que sonríe trae la felicidad con ella. Sonríe mucho y así atraerás a la gente hacia ti.

4. Sonreír alivia el estrés

El estrés puede aparecer en nuestras caras, en nuestros gestos, aunque no queramos. Sonreír ayuda a impedir que tu aspecto parezca cansado o desgastado (sabemos que los enfermos de Alzheimer captan el lenguaje no verbal con mayor facilidad). Cuando te encuentres o sientas que estés estresado, debes tomarte un tiempo para intentar sonreir; no te digo que sea fácil, pero verás cómo el estrés tiende a reducirse y tu estarás en mejores condiciones para actuar.

5. Sonreír refuerza su sistema inmunológico

Sonreír ayuda al sistema inmunológico a funcionar mejor. Cuando sonríes mejora la función inmune, posiblemente porque estás más relajado. Prevé la gripe y los resfriados con una sonrisa!

6. Sonreír reduce la presión arterial

Cuando sonríes, hay una reducción medible de la presión arterial. Compruébalo si tienes un aparato de presión arterial (tensiómetro) en casa: siéntate un momento y realiza una primera lectura de tu tensión; después, sonríe un minuto y vulve a tomártela sin dejar de sonreír  ¿Notas la diferencia? 😉

7. Sonreír libera endorfinas y serotonina

En conjunto, estos neurotransmisores hacen que nos sintamos bien. Sonreír es una droga natural.

8. Quizá ya lo seas, pero sonreír te hará parecer una persona exitosa

La gente sonriente parece más confiada, por lo que tiene más probabilidades de ser ascendido en el trabajo, por ejemplo, o de que la gente la quiera conocer. Mantén una sonrisa en reuniones y citas y comprueba cómo el resto de personas reaccionarán hacia ti de manera diferente.

9. Sonreír ayuda a mantenerse positivo

Haga esta prueba: Sonría. Ahora trate de pensar en algo negativo sin perder la sonrisa. Es difícil. Cuando sonreímos nuestro cuerpo está enviando al resto de nosotros el mensaje de que “La vida está bien!!”
Otro ejercicio que podemos hacer es dar saltitos de un lado para otro moviendo los brazos adelante y atrás a modo de bailecito, como cuando éramos niños; es imposible estar enfadado o estresado manteniendo esa actitud; es más, te retrotraerá momento alegres del pasado que puede que te reconforten. Esta idea la mantiene una colega, Gaztelu Lus Zufia; y créeme que funciona (ahora, que también te pueden tachar de “loco” 😉 )

10. Tu familiar enfermo de Alzheimer se lo merece

Nos han dado todo en vida cuando eran conscientes; que estén más o menos agresivos verbal y/o físicamente dependerá en gran parte de nuestro estado de ánimo; así que en esta etapa de enfermedad se merecen estar en paz consigo mismos y nosotros procuraremos que así sea.

Tomado de : https://www.alzheimeruniversal.eu/2013/06/26/sonrie-cuidador-a-te-vamos-a-dar-mas-de-10-argumentos/

Darlo todo por la autora de tus días Cómo ayudar a tu mamá con Alzheimer

Es muy difícil enfrentar esta enfermedad en alguien que amas, pero puedes seguir algunos consejos.
Es importante que comprendas que esta terrible enfermedad no es un síntoma normal del envejecimiento, pero es el causante más común de demencia en personas mayores de 65 años. De acuerdo con el Instituto Nacional en Envejecimiento (NIA), en Estados Unidos hay aproximadamente 5 millones de personas que lo padecen.El Alzheimer es una enfremedad que causa angustia, no sólo para quien la padece. Foto: MorgueFile

Alzheimer es un padecimiento degenerativo que ataca las neuronas en el cerebro y produce pérdida de memoria, cambios en el comportamiento y pérdida de la habilidad para realizar funciones diarias. Aunque aún se desconocen las causas de la enfermedad, se sabe que el proceso comienza décadas antes de que los síntomas sean evidentes.
Mucho antes de que el paciente sea diagnosticado con Alzheimer, se puede detectar un alto nivel tóxico en su cerebro, también se encuentra la presencia de masas cerebrales llamadas placas amiloideas y nudos en la fibra nerviosa cerebral llamados nudos neurofibrilares, los cuales causan la pérdida de comunicación entre las neuronas y el cerebro.
¿Cuáles son los síntomas?
A medida que la condición progresa, se pueden observar síntomas en las personas que lo padecen que van desde muy leves hasta extremadamente severos. Entre éstos se encuentran: la pérdida de la memoria, confusión, dificultad para realizar tareas que antes fueron rutina diaria, toma de malas decisiones, depresión, cambios en la personalidad, ansiedad, y hasta agresividad.

¿Cómo puedo ayudar a mi mamá con Alzheimer?

Primero que nada, debes cuidarte tú, para que puedas proveer el mejor cuidado a tu mamá con Alzheimer. Observar buenos hábitos alimenticios, hacer ejercicios y descansar siempre que sea posible, te ayudará a lidiar efectivamente con la delicada situación.
Nunca dudes en pedir ayuda a otros familiares y amigos. También existen organizaciones como el Alzheimer’s Foundation of America (AFA), que ofrecen orientación para miembros de la familia del paciente con Alzheimer.
Comprende las limitaciones de la enfermedad. El paciente con Alzheimer requiere visitas al médico regularmente ya que debido a la pérdida de la memoria, estos descuidan su salud. Todo lo que ayude al paciente a establecerse en el presente “aquí y ahora”, es de suma utilidad ya que le brinda seguridad. Por tal motivo, los relojes, calendarios, agendas y cualquier otra herramienta que le ayude a recordar, son útiles.

Comunicación

Entiende que la pérdida de la memoria causa temor en el paciente, por tal razón es de suma importancia que mantengas una buena comunicación con el paciente al utilizar un tono calmado y palabras sencillas cuando le hables.
Se recomienda un ambiente tranquilo y relajado. Ante la amargura que puedas estar sintiendo, es fácil que te olvides que el paciente de Alzheimer necesita de amor y ternura. Aunque puede que en determinada etapa de la enfermedad tu mamá ya no te reconozca y se muestre temerosa, es importante que sienta que no está sola en el mundo y que puede contar contigo hasta el fin de sus días.
Al final, te quedará la satisfacción de que diste el máximo por la autora de tus días y te lo agradecerás por siempre.
Tomado de : https://www.alzheimeruniversal.eu/2014/05/31/darlo-todo-por-la-autora-de-tus-dias/

Cómo Enseñar a los más Pequeños a Hacer Ejercicios con su Abuelo que Padece Alzheimer.

Pequeños alzheimer1-abuelos-ninos670xXx80

Cómo enseñar a los más pequeños a hacer ejercicios con su abuelo que padece alzheimer es el objetivo de la guía que hoy se ha presentado en el Centro de Referencia Estatal de Atención a Personas con Enfermedad de Alzheimer y otras Demencias (CREA) con sede en Salamanca.
La publicación “El alzheimer desde la visión de un niño” pretende, según ha explicado a los periodistas la responsable de la área de Información, Documentación e Investigación del CREA, Elena González Ingelmo, que los más pequeños sepan qué es esta enfermedad.

La Guía

“Esta guía es muy importante porque las personas mayores son las que en muchas ocasiones están cuidando de los más pequeños” y éstos “son los que se dan cuenta de que su abuelo le pregunta dos veces una misma cosa o se olvida de las llaves”.
En palabras de González Ingelmo, a los niños hay que decirles, y así se recoge en la publicación, que el cerebro es “más que un ordenador y que existen neuronas”, y además deben saber “cómo debe tratar a su abuelo y cómo hacer ejercicios con él”.

5 apartados

Todo el material, que está colgado en la web del centro, es “muy interactivo y divulgativo”, con el contenido dividido en cinco apartados: “un breve cuento, ¿qué le pasa a mi abuelo/a?, ¿cómo puedo ayudarlos?, jugando con el abuelo/a, y así los veo yo”.
Además de esta guía, el CREA ha dado a conocer los proyectos realizados desde su entrada en funcionamiento -hace ahora cuatro años- en torno a la estimulación cognitiva a través de las nuevas tecnologías.
Cómo Enseñar a los más Pequeños a Hacer Ejercicios con su Abuelo que Padece Alzheimer.
Ordenadores, teléfonos móviles o pantallas táctiles son algunas de las herramientas empleadas para que los enfermos y sus familiares puedan hacer terapias, con el asesoramiento de un terapeuta, sin tener que desplazarse a un centro especializado.

Ralentizar el Alzheimer

A juicio de González Ingelmo, todas estos desarrollos informáticos están haciendo, aunque aún no hay datos estadísticos, que “el proceso de deterioro del alzhéimer se haga más lento”.
“No tenemos nada que cure, ni existe la pastilla mágica -ha subrayado-, pero lo que sí sabemos es que las terapias no farmacológicas como las empleadas en CREA están haciendo que se demore el avance de la demencia”.
Así, ha puesto como ejemplo, que algunos enfermos que llegan en silla de ruedas al Centro de Referencia, a los dos meses de estancia en las instalaciones están caminando “y no es que hayamos hecho un milagro, sino que antes no se les había estimulado”.

Nuevas tecnologías

La utilización de las nuevas tecnologías permitirá asimismo desarrollar herramientas para que los pacientes se puedan comunicar e interactuar con sus familiares a través de la red e incluso “jugar con ellos sin tener que estar en el mismo espacio físico”, ha reflexionado.
Entre los proyectos que se han dado a conocer se incluye el presentado por la empresa asturiana Prometeo Innovations dedicada al desarrollo de sistemas tecnológicos y que, según su director Moisés González, pretende que la terapia a un enfermo de alzhéimer “pueda realizarse en remoto a través de herramientas basadas en web”.
El paciente “accede a la terapia que le pone el profesional”, que “no es sustitutiva de la que se hace de forma presencial, pero sí complementaria”.

CRE Alzheimer Salamanca

El Centro de Referencia Estatal del Alzheimer, con sede en Salamanca, ha publicado una guía para que los niños conozcan los efectos del Alzheimer en las personas mayores con las que conviven y las posibles ayudas en las que pueden colaborar.
De una manera interactiva y divertida, se describe la enfermedad, se explican situaciones corrientes que pueden vivir los niños y se ofrecen consejos para que ellos participen en el cuidado y atención de sus seres queridos.
Está dividido en cinco apartados: Un breve cuento; ¿Qué le pasa al abuelo/a?; ¿Cómo puedo ayudar a mi abuelo/a?; Jugando con el abuelo/a y Así veo yo a mi abuelo/a.

Objetivos

Según ha informado la directora, María Isabel González, esta guía cumple con uno de los objetivos del centro, que es «poner en valor lo que se ha hecho en los cuatro años desde que abrió sus puertas».
Sobre esta misma guía, la responsable de Documentación e Investigación de las dependencias, Elena Ingelmo, ha dicho que su publicación es «muy importante» y que los interesados pueden acceder a ella a través de la propia página web del centro.
Se trata de material «muy interactivo y divulgativo» en el que los expertos tratan de explicar de manera cercana cómo influyen las demencias en el cerebro y en el comportamiento de sus allegados que sufren estas enfermedades cognitivas.
Incluso, se les informa de cómo pueden interactuar con ellos, con juegos y otras prácticas, para ayudarles a entrenar el cerebro y retrasar los efectos que tiene la enfermedad en la vida diaria.

Tomado de : https://www.alzheimeruniversal.eu/2012/05/24/como-ensenar-a-los-mas-pequenos-a-hacer-ejercicios-con-su-abuelo-que-padece-alzheimer/

sábado, 13 de mayo de 2017

60 años no es nada: la tercera edad vuelve a retrasarse veinte años

A tono con una tendencia mundial, Eduardo Favier Dubois, abogado, profesor y ex Juez, propone una visión distinta de esta rica etapa en la que el cuerpo y las ganas siguen vigentes, con gran plenitud, en un marco vital de mayor armonía y agradable tibieza.


martes, 11 de abril de 2017

¿Qué hacer cuando una persona con demencia cree que le roban cosas?

Como consecuencia de los déficits cognitivos propios de la enfermedad, los pacientes con
demencia tienden a dejar las cosas en distintos lugares y, posteriormente,
son incapaces de recordar dónde lo han dejado. De ello resultan las ideas de robo.
La persona piensa que esos objetos que se han perdido han sido robados y la culpa de
esas pérdidas recaerá en el entorno más cercano (cuidador principal, auxiliar de ayuda a
domicilio, hijos...) Por lo general, los objetos suelen aparecer escondidos en sitios
inverosímiles, detrás del mobiliario de la casa o en escondites personales de la
persona con demencia.
Algunas sugerencias de cómo actuar:
— Darles explicaciones si no entienden algo, ofrecerles ayuda.
— No sentirnos acusados si es que nos señalan como culpables del robo.
— Facilitar la comprensión de todas las personas que rodean a la persona con demencia
(amigos, hijos, etc.) para que no le den importancia a estas acusaciones.
— No preguntarle dónde las ha puesto, ya que no lo sabe.
— Limitar el número de lugares donde pueda esconderlas.
— Ponerle un distintivo grande a los objetos que se pueden perder.
— Guardar las cosas frágiles o de mucho valor.

Bibliografía: “Los cuidados formales de un enfermo con Alzheimer” Ed. AFAL Contigo
Tomado de :https://www.facebook.com/notes/lic-ma-laura-mart%C3%ADnez-kuhn/qu%C3%A9-hacer-cuando-una-persona-con-demencia-cree-que-le-roban-cosas/397803913901022